Una de las particularidades y elemento diferenciador de Cati, es que sus productos son derivados de un ganado que ellos mismos crían. Corderos y caballos componen un ganado que es alimentado de forma tradicional y controlada, para que el producto final tenga las máximas garantías. Asimismo, la elaboración de los productos cárnicos se realiza por los propios trabajadores de la empresa, lo que afianza la confianza del consumidor. “Es una carne muy natural, criada de forma muy natural, la elaboración es muy artesanal, sin mezclar productos químicos. La elaboración es muy sana”.

elperiodic.com